Las medias


14 Km de hilo. De media, hacen falta 14 Km de hilo para fabricar un par de medias. Las medias poco costosas generalmente se fabrican en Asia, las de alta calidad en Francia, Alemania o Italia.
Para medir el grado de resistencia de un par de medias, hay que mirar el número de deniers. Éste se calcula en función del peso en gramos por cada 9 Km de hilo. 20 deniers corresponden a 20 gramos cada 9 Km de hilo. Las medias van de 8 a 100.





  • Medias color carne frente a medias opacas. Las medias de color carne son prácticas en primavera, cuando se quiere lucir las piernas y los calores estivales no se dan aún cita. Cuidado sin embargo, estas medias son finas y se deshilachan fácilmente. Las medias opacas mantienen el calor y permiten atreverse con las minifaldas, los vestidos cortos y los shorts sin enseñar demasiado. Otra alternativa, las medias de lana, para afrontar los días de mucho frío. Es mejor evitarlas de tejidos finos o delicados, como la seda.



  • Medias mágicas. Frente al éxito del pantalón en las mujeres, los fabricantes renuevan su oferta prometiendo una silueta de ensueño a éstas: efecto envolvente, vientre plano, subida de nalgas... son muchos los trucos para disimular tus pequeños defectos. Desgraciadamente los modelos no tienen mucho glamour y no suele haber de colores muy modernos.



  • Medias fantasía. Pasar del negro opaco al rojo carmín no es fácil. Para comenzar poco a poco, elige unas medias de color mate y opaco de buena calidad. Dinamiza y moderniza el más sobrio de los vestidos. Las medias fantasía (de color con motivos a cuadros, british, de flores tienen que prevalecer sobre el vestido. Hay que prestar atención a la elección del resto de la ropa. Un vestido negro es un valor seguro para no equivocarse.



  • Los leggings. ¡Todavía no han dicho su última palabra! Aún están presentes, de algodón o de lana, para estar muy sexy sin caer enferma. Si no quieres quedarte en el más básico puedes elegirlos con acabados monos, como pequeños botones en los tobillos. Con jerseys o túnicas, permiten suavizar las curvas de tu silueta y esconder tus defectillos.



  • Cuidado, son frágiles. Para no romper las medias, lo ideal es lavarlas a mano. Si no tienes tiempo (o ganas) sepáralas del resto de la ropa introduciéndolas en una pequeña bolsa de tela con el fin de que no estén en contacto con las cremalleras de los vaqueros, por ejemplo. Para el día a día, las medias opacas de 60 deniers serán evidentemente más resistentes que las de 10 deniers. ¡Y hay que poner mucho cuidado si llevas botas con cremallera!



  • Los zapatos. Cuando se llevan medias, no hay que descuidar la elección de los zapatos. Dan el último toque al efecto de las medias. Para destacarlas, ponte unos escarpines. Y aplica la regla del péndulo: las medias de color se combinan con zapatos de color sobrio. ¡Y a la inversa!
Previous
Next Post »

MUCHAS GRACIAS POR TU COMENTARIO. ConversionConversion EmoticonEmoticon