Con sólo un análisis de sangre, podrás saber el sexo de tu bebe al inicio del embarazo


Los padres que quieren saber el sexo de su bebé antes de que nazca normalmente tienen que esperar hasta el ultrasonido en el segundo trimestre, pero un estudio reciente indicó que un análisis de sangre al inicio del embarazo es muy preciso en la predicción del sexo del feto.


Los autores del estudio dijeron que el test es importante porque, a veces, hay motivos médicos para conocer el sexo del bebé, lo que a menudo ha implicado la utilización de métodos invasivos como la amniocentesis, que eleva el riesgo de aborto.


En los últimos años aparecieron análisis que identifican ciertos marcadores del sexo fetal en la sangre materna. Hasta ahora, su precisión varía según el método utilizado.
En el nuevo estudio, publicado en la revista Obstetrics & Gynecology, un equipo de investigadores en Holanda halló que la prueba utilizada predijo con un 100 por ciento de precisión el sexo fetal en unas 200 embarazadas.


La novedad es la demostración de la efectividad del análisis de sangre en el trabajo de rutina y no sólo en el laboratorio, dijo a Reuters Health la doctora Ellen van der Schoot, de Sanquin Research Amsterdam. El estudio no menciona el costo del test ni tampoco si estará disponible para todos.


Los investigadores indicaron que los resultados de su trabajo respaldan el uso del test cuando el sexo fetal es importante para la detección o el manejo de ciertas enfermedades hereditarias.


Por ejemplo, la hiperplasia adrenal congénita (HAC) es un desorden genético que altera el desarrollo de los genitales externos femeninos y aumenta las características masculinas, como el crecimiento de pelo en el cuerpo.


Pero la HAC se puede tratar con dexametasona en cuanto se confirma el embarazo, de ahí la importancia de conocer el sexo del bebé lo más rápido posible.


El sexo fetal es clave también en los trastornos genéticos asociados con anormalidades en el cromosoma X, como la hemofilia y la distrofia muscular de Duchenne/Becker, que son más frecuentes en los varones que en las mujeres porque ellos heredan un solo cromosoma X (de la madre).


Cuando la madre es portadora de un defecto asociado con el cromosoma X, los test de sexo fetal orientan a los médicos a realizar o no más estudios invasivos para un determinado trastorno. Si el feto es mujer, los estudios invasivos se pueden evitar.


El equipo estudió a 201 embarazadas a las que se les hizo un análisis de sangre entre el 2003 y el 2009. La prueba, que se puede realizar en la séptima semana de gestación, determina el sexo del feto a través de dos genes en el cromosoma Y.


Sólo los hombres portan ese cromosoma, de modo que cuando se encontraron esos genes en la sangre materna, se asumió que se trataba de un feto varón.


Si el test no detectó los genes, se volvió a analizar la sangre materna para confirmar la existencia de ADN fetal; con ese resultado, el equipo determinó si el feto era femenino.


Los resultados fueron concluyentes y correctos en 189 de las 201 participantes.
Según el equipo, el estudio también marcó una gran diferencia en el manejo futuro del embarazo.


A mayor confiabilidad de los análisis de sangre, menor necesidad de procedimientos invasivos para detectar el sexo del feto al principio del embarazo, concluyeron los autores.


FUENTE: Obstetrics & Gynecology, enero del 2010.
Previous
Next Post »

MUCHAS GRACIAS POR TU COMENTARIO. ConversionConversion EmoticonEmoticon