¿Cómo iluminar bien una zona de estudio?


La mejor elección para el estudio son lámparas que ocupen poco espacio y que ofrezcan una luz directa y enfocada.

¿Qué lámparas debo elegir para cada rincón de la zona de estudio?

Sobre la mesa debes colocar una lámpara con pie articulado o un flexo: iluminan de forma directa y no dispersan el haz de luz. Una bombilla de 100 w (halógena o incandescente) será la potencia más adecuada.



La librería debe iluminarse desde arriba: con apliques (uno por cuerpo), lamparitas de pinza o con pequeñas halógenas bajo las baldas, de entre 40 y 60 w de potencia (el rebote de la luz iluminará con calidez la habitación).



La zona de lectura o descanso puede iluminarse con una lámpara de sobremesa y otra de pie. Es un recurso decorativo, y muy práctico porque da luz a todo el rincón.




¿Cómo debo situar esas lámparas y qué bombillas debo usar?



Los flexos articulados son muy cómodos y ocupan poco. Permiten dirigir el haz de luz donde lo necesites.



Si la mesa está junto a una ventana, sitúa la lámpara en el rincón opuesto a la entrada de luz natural, el menos iluminado.



Si eres diestra, coloca el flexo o la luz del escritorio a tu izquierda para que no te moleste. Si eres zurda, a tu derecha.



Bombillas de bajo consumo: entristecen la estancia y dan una luz demasiado blanca para trabajar.


Las lámparas de techo dan poca luz y no son prácticas en el estudio, ya que nosotros mismos nos haríamos sombra.



La luz sobre la pantalla del ordenador resulta muy incómoda. La luz debe llegarle por detrás, para evitar reflejos.



Si el estudio ocupa un rincón del salón o del dormitorio, usa una lámpara de escritorio con pantalla y otra de pie para iluminar la mesa: resulta más decorativo y te ayudará a delimitar el espacio.

Previous
Next Post »

MUCHAS GRACIAS POR TU COMENTARIO. ConversionConversion EmoticonEmoticon