¿Cómo prevenir las intoxicaciones en los niños?



Conserva en casa el menor número de medicamentos posible: algún fármaco para la fiebre, dolor de cabeza, molestias menstruales, etc., o los que necesite algún miembro de la familia por padecer algún trastorno crónico (tensión alta, diabetes, problemas de corazón,…). Guarda siempre los medicamentos fuera del alcance de los niños. Nunca los almacenes en tu mesilla de noche. Ponte de rodillas y prueba a alcanzar los medicamentos.Si no lo consigues, el niño tampoco lo logrará.

Todos los medicamentos pueden tener efectos indeseables. Incluso los medicamentos aparentemente más seguros pueden tener efectos graves si se toman en una cantidad excesiva. Es el caso, por ejemplo, de las medicaciones que damos a nuestros hijos cuando tienen fiebre. Si es posible, escoge siempre un preparado que tenga tapón de seguridad. Estos tapones evitan en gran manera que los niños accedan al medicamento. Una vez terminado el tratamiento por el que el medicamento ha sido prescrito a la familia, no guardes el resto. Llevalo a la farmacia y facilita el que sea reciclado.

 
Otros productos
Almacena los productos de limpieza fuera del alcance de los niños. Si los almacenas debajo del fregadero, coloca un cierre de seguridad en el armario. No guardes productos de limpieza en recipientes que puedan originar confusión en los niños (por ejemplo, aguarrás en una botella de agua). Si los niños quieren estar contigo cuando limpias presta especial atención a los productos de limpieza y evita que los niños accedan a ellos.
Las advertencias, e incluso las amenazas, no son suficientes. Si es posible, escoge siempre un producto que tenga tapón de seguridad. Esto se hace imprescindible en los productos más tóxicos. Revisa el estado de los quemadores de la cocina, calentador y caldera. En el caso de que notes algún olor extraño y tengas dolor de cabeza o sensación de mareo, saca a los niños de la vivienda y ventilala. Una vez aireada puedes cerrar el paso del gas.

¿Qué hacer si pensamos que el niño ha podido intoxicarse? 
Conserva la tranquilidad. En la gran mayoría de las ocasiones, la cantidad de una medicación o producto doméstico ingerida por un niño no le provocará ningún problema.
Ten cautela con los consejos de otros familiares, amigos o vecinos: no siempre es bueno provocar el vómito, dar leche al niño, etc. Si el niño se encuentra mal, utilice los recursos sanitarios.En el caso de vivir cerca de un Hospital, acude al Servicio de Urgencias En el caso de vivir lejos de un Hospital, contacta con el 112.Si el niño se encuentra bien, apártalo del tóxico.Lee el etiquetado. En el mismo puede aparecer información de gran importancia (composición del producto, si es tóxico o no, teléfono del Centro Nacional de Toxicología,…)
Si tienes dudas o el niño presenta cualquier síntoma, llama al Centro Nacional de Toxicología y sigue sus indicaciones. En el caso de acudir a un Centro Sanitario:
Observa si quedan restos de tóxico en el suelo (pastillas, manchas por el jarabe o producto doméstico,….). Para un correcto tratamiento de tu hijo, es muy importante que el médico pueda saber aproximadamente la cantidad de tóxico que niño ha ingerido. Lleva al Centro el producto con su etiquetado.
Previous
Next Post »

MUCHAS GRACIAS POR TU COMENTARIO. ConversionConversion EmoticonEmoticon