Las cremas solares no protegen (totalmente) del cáncer de piel

Con la llegada del verano, nuestra piel se ve expuesta día tras día a los rayos del sol. Broncearnos es el objetivo principal de la temporada veraniega pero, ¡ojo! debemos hacerlo con precaución y no jugar con la salud de nuestra piel, por ello debemos desterrar los típicos mitos, como por ejemplo, que todos los bronceadores con protección solar evitan el cáncer de piel, o que estas lociones son resistentes al agua.Debemos recordar que las únicas cremas capaces de protegernos (aunque no al 100%) del melanoma son aquellas con un factor de protección igual o superior a 15. Los requisitos que deben cumplir los protectores solares para que sean adecuados son los siguientes: que la protección oscile entre los 15 y 50, que tengan protección frente a los rayos UVA y UVB.Recuerda que ningún protector es resistente al agua (por mucho que la publicidad diga que sí),y por ello después de haber estado en el agua, debemos volver a aplicarnos la crema protectora.
 


Pero lo más importante, y de lo que casi siempre nos olvidamos es que todos los fotoprotectores dejan pasar algo de radiación ultravioleta, incluso los de protección extrema o "pantalla total".Por eso aunque pensemos que con las cremas ya estamos protegid@s,debemos recordar que cuantas más horas estemos tomando el sol, más probabilidades tenemos de sufrir cáncer de piel. Por ello debemos tomar más medidas para evitar el cáncer de piel.

1.-Evita la exposición solar excesiva entre las 12h y las 16h.
 

2.-Cuando no puedas estar a la sombra, utiliza sombrero, camiseta y gafas de sol.

3.-Los niños menores de 3 años no deben tomar el sol, ya que si su piel se quema a estas edades tendrán más posibilidades de contraer cáncer de piel en un futuro.
 

4.-Utiliza cremas solares que te protejan de los rayos UVB y UVA.Los rayos UVB son los que provocan las quemaduras, y los UVA el envejecimiento prematuro de la piel. Pero ambos tipos son los causantes del cáncer de piel.

5.-Para que realmente funcionen estas cremas debes aplicarte el producto generosamente, es decir un adulto de talla media necesita seis cucharadas de café de fotoprotector para estar bien protegido.
 

6.-Renueva frecuentemente la aplicación de las cremas protectoras, y sobre todo después de bañarte, nadar o frotarte con la toalla.

7.-Recuerda que la radiación ultravioleta es capaz de atravesar las nubes, y las sombrillas. 
 
 
 
Además si estás en el agua los rayos solares se reflejan sobre ésta y llegan hasta nuestra piel.
Previous
Next Post »

MUCHAS GRACIAS POR TU COMENTARIO. ConversionConversion EmoticonEmoticon