¿De dónde viene la tradición de tomar las 12 uvas con las campanadas cada 31 de diciembre?

 
La tradición de tomar las doce uvas, también llamadas las uvas de la suerte, el 31 de diciembre a media noche se remonta tan sólo a principios de nuestro siglo, sobre el año 1909.
 
 

La implantación de esta costumbre, que por cierto es exclusiva de España, se debe a meros intereses económicos. En la Nochevieja de 1909, los viticultores alicantinos, en un esfuerzo desesperado de imaginación, consiguieron desembarazarse del excedente de aquella temporada inventando el rito de tomar las uvas de la suerte en la última noche del año. Cada 31 de diciembre, las doce campanadas marcan el final de un año y el inicio del venidero, con la ilusión de que sea mejor y más feliz que el anterior.
 
Para celebrar la llegada del nuevo año cada país cuenta con su propio ritual. En los hogares españoles la tradición manda tomar doce uvas, una a una, al ritmo de las campanadas emitidas por el reloj de la Puerta del Sol para "entrar con suerte" en el nuevo año. 
 

 
Pese a ser una tradición plenamente española, la costumbre de tomar fruta justo antes de la entrada del año data del Imperio Romano. Así los manuscritos romanos cuentan que los patricios invitaban durante el mes de enero a los amigos a comer miel con dátiles e higos para olvidar el mal sabor de las cosas y que el comienzo del nuevo año fuera dulce.

Sin embargo los rituales de entrada en el nuevo año son una constante en el resto de los países. En Portugal por ejemplo, también se utiliza un producto vinícola para celebrar el cambio de año, pero allí se cambian las uvas por doce pasas, que también se consumen al ritmo de las doce campanadas. 
 
 

En Francia, por el contrario, festejan su alegría consumiendo litros y litros de champán en los Campos Elíseos de París.

En Italia, sin embargo, celebran la "notte di Capodanno" degustando un delicioso plato de lentejas, un alimento que según la tradición transalpina es imprescindible para gozar de fortuna en el nuevo año. Pero además del aspecto culinario, en algunos lugares de Italia, como Nápoles es costumbre arrojar los trastos viejos por la ventana como símbolo de ruptura con el pasado. 
 
 

Los alemanes, por su parte, despiden el año viejo brindando en honor a San Silvestre, y reciben el año nuevo con petardos y fuegos artificiales que pretenden ahuyentar a los malos espíritus. Cuenta la tradición que es costumbre dejar en el plato, hasta después de la medianoche, algunos restos de lo que se haya cenado, como una forma de asegurarse una despensa bien surtida durante el año siguiente.
 
 

En Japón no hay 12 campanadas. Hasta 108 veces tañen las campanas de los templos japoneses para conmemorar la llegada del nuevo año. Se trata de una tradición cuyo objetivo es liberar de los malos espíritus el período que empieza: cada campanada hace referencia a un deseo terrenal que hay que mantener alejado en el nuevo año.

En Austria despiden el año lanzando fuegos artificiales, bebiendo champán, tirando confetti o serpentinas, repartiendo besos... 
 
 ¿Y en tu país?. ¿Qué tradición tenéis?
 
                                                      ¡FELIZ AÑO! 



Previous
Next Post »

4 comentarios

Write comentarios
Anónimo
AUTHOR
30 de diciembre de 2011, 20:20 delete

en el mio si quieres el año siguiente irte de viaje tienes que correr una vuelta a la manzana con una maleta

Reply
avatar
Fashion Lover
AUTHOR
30 de diciembre de 2011, 22:38 delete

Feliz año a ti también!!! Ya conocía la historia de las Uvas de la Suerte, la verdad es que es una bonita tradición y me gusta pensar que verdaderamente nos trae fortuna para el nuevo año!

http://thefashionexplorer.blogspot.com

Besos!

Reply
avatar
2 de enero de 2012, 6:44 delete

No conocía la historia, es linda!!!

Feliz 2012! Que este año te traiga mucha dicha y la oportunidad de acercarte a tus sueños!

Reply
avatar
Campanilla
AUTHOR
3 de enero de 2012, 1:13 delete

¡Feliz año para tí también!

Un besazo enorme!

Reply
avatar

MUCHAS GRACIAS POR TU COMENTARIO. ConversionConversion EmoticonEmoticon